El mendigo del campo de concentración

El mendigo del campo de concentraciónEn un campo de concentración alemán los soldados, enfermeros del hospital de campo y los prisioneros presenciaban extrañas desapariciones. Nadie comentaba de ello, quizás por la intensidad de la guerra, los rusos se acercaban desde hacían 2 semanas y todos estaban pendientes de lo que ocurriría.

Lo cierto es que prisioneros sin piernas, en camillas, sencillamente desaparecían, sin que soldados ni doctores o enfermeros hubiesen entrado por ellos, desaparecían de todo el campo sin nadie explicarlo.

El día en que los rusos llegaron a pocos kilómetros del campo y los combates se recrudecieron, las bombas comenzaron a caer y todo empezó a saltar en pedazos, entonces lo vieron:

Un viejo envuelto en una manta negra hasta la cabeza, que iba casi arrastrándose, pidiendo comida y limosna a todos los que se lo cruzaban, nadie sabía de donde podía haber salido, nadie entraba ni salía del campo si no era soldado, personal de enfermería o prisionero. Entonces, uno o dos minutos antes de que la gran bomba acabara con todo ese pedazo del campo de concentración, lo vieron despojarse de sus ropas y gritar con mucha fuerza:

  • Heil Hitler.

El único sobreviviente entre los testigos, un enfermo que veía y escuchaba desde una carpa y que en el alboroto aprovechó para amarrarse a dos colchones, quedando dentro de un sándwich de colchones, jura que observó al viejo cavar un hoyo y, antes de que la bomba explotara, empezar a lanzar a los muertos y heridos adentro del hoyo, con una fuerza y agilidad que dejó a todos paralizados, cargaba a dos, los lanzaba y en 2 segundos tenía 2 más sobre sus hombros.

Por supuesto, un sobreviviente loco por la explosión fue ignorado luego, pero la historia quedó. Algunos especialistas en la materia vinculan este hecho a la alianza de Hitler con sectas satánicas y que el viejo sería el mismo Satanás cobrando su parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *